Provincia: Proyectan un plan de salud con mayor eficiencia

El Gobierno nacional presentó el pasado martes el plan que pretende impulsar mayor eficiencia y mejor tecnología en los hospitales estatales. La prueba piloto comenzó en la provincia de Mendoza y podría llegar al territorio bonaerense en los próximos meses

La Cobertura Universal de Salud (CUS) fue presentada por el Gobierno nacional con el fin de garantizar el derecho a la salud para unas 15 millones de personas sin prepaga ni obra social. El programa pretende poner al alcance del paciente del sector público un trato equivalente al brindado en el sector privado: turnos online y telefónicos, línea 0800 para derivaciones y acceso a atención primaria y especializada, evitándose las habituales colas de madrugada en los hospitales y previniendo el malestar que ello genera a los profesionales y enfermos.

El plan pretende ir reduciendo el modelo actual, basado en el uso de papel, haciendo que cada paciente tenga una historia clínica digitalizada, con acceso desde cualquier punto del país. Lo que permitirá esto es que los argentinos puedan atenderse en urgencias, además de recibir tratamientos o cirugías en cualquier parte, sin necesidad de trasladarse.

Otro de los puntos importantes por los que se impulsó este programa tiene que ver con dar una solución a la población socialmente más vulnerable, que trabaja en la informalidad, está desocupada o no tiene acceso a obras sociales por no contar con recursos para ello. La prueba piloto del plan comenzó la semana pasada en la ciudad de Guaymallén, en Mendoza, y se prevé que se extienda en los próximos meses a todo el país.

Solo con DNI

El empadronamiento al nuevo sistema se realizará presentando solo el DNI. Al ser parte del programa, los pacientes tendrán un médico de cabecera asignado, lo que permitirá hacer un seguimiento particularizado del estado de salud de cada uno. Con respecto a la distribución de medicamentos, el CUS reemplaza al programa Remediar, por lo que los remedios serán entregados en los mismos puntos pero con la cobertura del nuevo plan.

Desde el Gobierno aseguraron que las prestaciones no se cobrarán, desmintiendo versiones de la oposición. Además, afirmaron que solamente se pagará cuando el paciente tenga cobertura privada y se atienda en un hospital público, caso en el que se le va a realizar el cobro correspondiente a su prepaga u obra social.

Cabe destacar que la inversión, que cuenta con aportes del Gobierno nacional, rondaría los US$ 1.000 millones del Fondo Solidario de Redistribución perteneciente a las obras sociales sindicales, y será administrado por la

Superintendencia de Servicios de Salud. La creación del plan que ahora comenzó a implementarse se oficializó en agosto del año pasado mediante el Decreto 908/2016, en el cual se informó que se pretende “garantizar el acceso a la salud de toda la población, afianzando los principios de equidad y solidaridad”.

“Es un programa muy ambicioso”

“El CUS es un programa muy ambicioso que obviamente se va a ir incorporando gradualmente para dar cobertura a más de 14 millones de argentinos que hoy no la tienen. Además, este nuevo sistema va a permitir fortalecer la salud pública de los distritos que se vayan sumando, porque se podrá facturar la atención de pacientes con cobertura a su obra social o prepaga: se va a pesquisar a aquel argentino que tenga una cobertura y que pueda ser tomada desde el sistema público también”, explicó a este medio Alejandra Lorden, presidenta de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados bonaerense.

La dirigente de Cambiemos explicó que un plan similar se intentó llevar a cabo durante la presidencia de Raúl Alfonsín,con el entonces ministro de Salud de la Nación, Aldo Neri, pero nunca pudo ser concretado. “Actualmente en la Argentina tenemos un sistema de salud mixto, fragmentado entre lo público y lo privado. Ahora se pretende tener un derecho igualitario a la salud, lo que hoy no se ve reflejado porque hay muchas inequidades”, indicó la médica y legisladora provincial.

Se prevé que implementar el CUS llevará varios meses y no se descarta que en el proceso surjan inconvenientes. Según Lorden, la Provincia de Buenos Aires intenta adherir al sistema y es probable que próximamente el programa vaya avanzando por los distintos distritos, hasta instalarse en todo el país.

“Hasta el momento se habla de que el sistema sea gratuito totalmente, no se va a pagar por ninguna prestación, porque la idea es cubrir a aquellos que no tienen acceso. Las críticas tienen que ver con un tono electoralista, aunque por supuesto este programa va a llevar un tiempo, pero que lo empiecen a ejecutar ya me parece sumamente importante”, aseguró a este medio la diputada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *